spoon

Molletes (de Ibán Yarza)

Category:



De nuevo Ibán Yarza y su sabiduría panarra dejan huella en Chez Thérèse, esta vez en forma de molletes. Esos panecillos tiernos que no sólo están buenos con tomate, aceite de oliva y jamón serrano, sino que acogen en su seno esponjosito y tierno cualquier cosa para hacer bocadillos ricos y fáciles de comer. Si no los habéis probado, hacedlo. O no, porque si los hacéis una vez, estaréis condenados a repetirlos. ¡Son muuuy adictivos!

Ingredientes (salen 12 molletes):
  • Fermento previo:
    • 100 g de harina panificable
    • 60 g de agua
    • 1 g de levadura fresca (o 0,3 g de levadura de panadero seca)
  • Masa final:
    • 500 g de harina panificable
    • El fermento anterior
    • 315 ml de agua
    • 20 g de aceite de oliva
    • 10 g de sal
    • 5 g de levadura (0 1,6 g de levadura de panadero seca)
Ejemplo práctico; mollete de bacon,
pimientos y queso
Preparación:
  • Mezclar los ingredientes del fermento y dejar reposar 3 horas a temperatura ambiente (tambien se puede dejar reposar en el frigorífico hasta 2 o 3 días).
  • Amasar todos los ingredientes hasta que la masa esté lisa y fina (como el culito de un bebé...).
  • Dejar reposar la masa en un bol tapado con papel film (o un gorro de ducha) durante 1 hora y media o 2 horas a temperatura ambiente.
  • Desgasar un poco la masa y cortar porciones de masa de unos 80 g.
  • Bolear los trozos de masa sin demasiada tensión.
  • Dejar reposar las bolas sobre un poco de harina, durante 10-15 minutos tapadas con un trapo.
  • Aplanar un poco las bolas con la mano. 
  • Poner los molletes en una bandeja de horno, sobre un papel de horno, y dejar de nuevo en reposo tapado con un trapo durante 1 hora más.
  • Meter al horno precalentado a 180-200ºC durante 10-12 minutos. Al precalentar el horno, meter una segunda bandeja vacía, para que se caliente también y poder hacer vapor de agua echando medio vaso de agua a esta segunda bandeja en el momento de meter los molletes.
  • Sacadlos aunque os parezca que están pálidos. Son así. Si se dejan hasta que se doren, se fastidian y se quedan duros. 
  • Dejar enfriar un poco y, si se quieren congelar, abrirlos por medio y congelar extendidas todas las mitades en una bandeja. 
  • Ya congelados, se sacan unos 10 minutos antes de consumir del congelador y se meten en la tostadora. Quedan como recién horneados.